Etiqueta -equo

Nuevo ciclo político, nueva oportunidad para EQUO

Artículo publicado en Ctxt 05/10/2016 (http://ctxt.es/es/20161005/Firmas/8799/equo-regeneracion-verdes-ecologia.htm)

EQUO nace en junio de 2011, prácticamente al mismo tiempo que el 15M. Este ciclo político de la indignación y su traslado a la política está a punto de cerrarse. Se abre ahora otro ciclo con nuevas oportunidades al que EQUO debe adaptarse, construyendo de forma inclusiva sobre los avances conseguidos, corrigiendo en positivo los fallos pasados, incorporando las preocupaciones ciudadanas prioritarias y teniendo en cuenta los cambios políticos sucedidos estos últimos años en España y en Europa.

Para ello, es imprescindible emprender una renovación discursiva y orgánica en consonancia con el nuevo momento político y social. Si bien hemos salido institucionalmente reforzados de este largo ciclo electoral, seguimos poco conectados con las expectativas ciudadanas mayoritarias, carecemos de una base social, electoral y militante sólida, y corremos el riesgo de convertirnos en la corriente sectorial de un espacio político mayor. A día de hoy necesitamos repensar nuestra estrategia política y comunicativa para afrontar con garantías y ambición los retos del nuevo ciclo. Es hora de actualizar el sistema operativo de EQUO.

Conectar con la ciudadanía desde la transversalidad

Para conectar con las mayorías sociales y tener un papel destacado en la “nueva política” debemos apostar por un proyecto político transversal y transformador. Para ello necesitamos, tanto en el relato como en nuestra acción cotidiana, aportar y construir soluciones duraderas a las crisis de régimen y de sistema que están atacando nuestros derechos, nuestra calidad de vida y las de las generaciones futuras. Queremos un proyecto que garantice los derechos de todas las personas dentro de los límites del planeta.

De esta manera, tenemos la oportunidad de llegar a un público más amplio con preocupaciones y aspiraciones sociales, para las cuales tenemos desde la ecología política soluciones reales, creíbles y alternativas. La transición ecológica y justa de la sociedad lo tiene todo para convertirse en un vector clave e ilusionante, de presente y futuro, en el diseño de todas las políticas: economía, empleo, seguridad social, pensiones, política energética, climática o industrial, democracia, igualdad de género, educación, cultura, migraciones, cooperación internacional o derechos de los animales, por poner sólo algunos ejemplos.

Además, es nuestra responsabilidad como actores del cambio lograr que, junto a la regeneración democrática y los derechos sociales, el cambio de modelo productivo y de consumo sea el tercer pilar del cambio, en constante interacción con los dos primeros. Y debemos lograrlo desde la cooperación política con otros actores. Y eso sólo será posible si nos reafirmamos en un proyecto claramente autónomo y transversal, firme en sus principios y a la vez abierto a la construcción colectiva.

Por último, esta perspectiva global nos lleva a asumir de forma clara que España y Europa son dos caras interdependientes de la misma moneda. Para cambiar España, necesitamos cambiar Europa. Y para cambiar Europa, necesitamos cambiar España. En este marco donde Europa se ha convertido en un asunto doméstico, EQUO tiene una gran ocasión para innovar e incorporar de forma estructural y estratégica un mensaje y doble liderazgo que combine lo estatal y lo europeo.

Ser fuertes dentro para ser relevantes fuera

Para alcanzar estos objetivos, EQUO debe renovarse y fortalecerse a nivel orgánico: para ser relevantes fuera, debemos ser fuertes dentro. Ahora bien, nos encontramos con una organización cansada y debilitada tras dos años de citas electorales continuas. Para ello, necesitamos:

– Aprovechar el potencial de nuestra presencia institucional. Este es hoy uno de nuestros principales retos y requiere articular estratégica y eficientemente el trabajo y la lucha institucional que nuestros cargos electos realizan en todos los niveles: Parlamento Europeo, Congreso de los Diputados, parlamentos autonómicos y ayuntamientos. En este sentido, es clave tanto poner en valor la labor de todos nuestros referentes políticos e institucionales como reforzar el trabajo en los ayuntamientos para enraizar la organización en el territorio y tener un impacto directo en la vida de las personas.

– Al igual que en 2011 fuimos pioneros en muchas cuestiones que hoy son de obligado cumplimiento en la “nueva política” (paridad, transparencia, rendición de cuentas), es imprescindible actualizar la manera en que funcionamos para que los principios fundacionales de democracia participativa y horizontalidad rijan e inspiren de forma ágil los procesos de toma de decisiones.

– Empezar a disfrutar de lo conseguido e ilusionarnos con la gran oportunidad que tenemos por delante. Esto significa por una parte construir un partido donde nos cuidemos mutuamente y que se base en la empatía, la cooperación y la inteligencia emocional. Y por otra, defender con firmeza y altura de miras la acción verde. Como decía Petra Kelly, “ser tierno y subversivo al mismo tiempo, eso es lo que significa para mí, a nivel político, ser verde y actuar como tal”.

La próxima Asamblea Federal es un hito en la trayectoria de EQUO, una encrucijada en la que tenemos que decidir colectivamente la apuesta política de los próximos dos años. Aprovechemos en positivo este nuevo ciclo: pongámonos a la altura del momento político que vivimos y actualicemos nuestro proyecto a los nuevos tiempos.

 

Un plan verde para cambiar de rumbo

¿Qué aporta EQUO a la coalición ‪#‎UnidasPodemos‬ el ‪#‎26J‬? Un diagnóstico que tiene en cuenta la dimensión ecológica de la crisis y unas propuestas transversales y transformadoras que quieren incidir sobre la última causa de la desigualdad: el modelo de producción y consumo. Tenemos un plan para solucionar la crisis actual sin generar crisis en futuro.

Estas son las preguntas a las que tratamos de responder Florent Marcellesi y yo antes de empezar la campaña electoral en este artículo  publicado originalmente en CTXT el 08/06/2016

http://ctxt.es/es/20160601/Firmas/6457/EQUO-energias-limpias-ecologia-socialdemocracia.htm

Del activismo social al activismo político: las candidaturas municipalistas en España

Este artículo fue publicado por Green European Journal en Junio de 2015. Fue escrito junto con Florent Marcellesi con el objetivo de explicar a la familia verde europea los procesos de confluencia y configuración de candidaturas ciudadanas de cambio en las elecciones municipales de Mayo 2015.

Puedes leerlo en su fuente original en este enlace: http://www.greeneuropeanjournal.eu/from-social-activism-to-political-activism-citizen-candidates-to-local-elections-in-spain/?lang=spanish

* La imagen que acompña el post es parte de la campaña ciudadana Madrid con Manuela que surgió como apoyo a la campaña electoral de Ahora Madrid

 

Reflexiones de una mujer candidata a liderar un partido político

Hace una semana se iniciaron oficialmente las primarias abiertas de Equo para elegir la cabeza de nuestra candidatura para las elecciones generales. Y yo decidí presentarme con la determinación de hacer una buena campaña, y por qué no decirlo, de ganar las primarias: quiero ser la candidata de Equo. Una siempre intenta calcular los riesgos y los costes de una decisión así, pero para las que somos nuevas en la política, es difícil imaginar qué van a suponer este tipo de procesos.

Después de esta semana quiero decir que ahora acabo de entender (mis sospechas ya tenía) por qué tenemos Pedros, Pablos, Marianos o Garzones en la primera línea política a nivel nacional, pero muy pocas mujeres, jóvenes y madres. La respuesta es bien obvia: participar y hacer campaña para unas primarias para ser cabeza de lista en unas elecciones generales es una locura cuando tus hijos ya están en jornada intensiva en el colegio y no tienes un red familiar que te cubra donde el horario escolar ya no alcanza.  No quiero que acaben las primarias sin visibilizar, sin contaros, el triple reto que supone este proceso desde mi realidad personal. Como política. Como mujer. Y como madre.

Todo el mundo está encantado con el conflicto doméstico de los hijos de Xulio Ferreiro en Hoy por Hoy. Apuesto a que a Xulio no le pareció tan entrañable, eso es parte de la rutina diaria de cuidar y hacer política, solo que la mayoría de las veces no hay periodistas para recogerlo.

Repartir tus dos hemisferios cerebrales, además de tu tiempo, entre dos actividades tan intensas, tan exigentes y tan emocionales como la política y la crianza es extenuante mental y emocionalmente hablando. Quien lo ha vivido lo sabe. No solo se trata de pasar tiempo con tus hijos jugando, paseando o leyendo. Es que en ese tiempo de cuidados además de quererles y escucharles tienes que llenar la nevera, prepararles la cena, despiojarlos, comprarles ropa, ayudarles con los deberes, llevarlos al dentista, poner límites, negociar los caprichos y todo eso sin acabar a gritos.

Y mientras, la política y la campaña siguen avanzando. Las redes tienen su vida propia a la que no puedes asomarte, hay que preparar textos, materiales, leer la prensa… y todo eso se mantiene en tu cabeza con la eterna sensación de que no llegas, de que no estás haciendo todo lo que deberías, y muerta de cansancio tratas de suplirlo durante las madrugadas.

El otro día una de las personas que me ayuda con esta campaña me dijo que mi actividad en redes durante el fin de semana había bajado mucho y que eso no podía seguir así. Al principio pensé que tenía razón, para eso era el experto. Pero luego me quedé pensando y decidí rebelarme ante esa idea. ¿Por qué tengo que renunciar a esos momentos? ¿Por qué no podemos hacer política desde otros presupuestos? ¿Por qué, incluso para unas primarias, se requiere sacrificar todo por los votos? Es precisamente ese tipo de prácticas las que limitan la participación de las mujeres en política.

Y esto es profundamente injusto. Y aunque hay injusticias que no son culpa de nadie (bueno, sí del sistema ese que queremos transformar) hay que denunciarlas, visibilizarlas y compartirlas. Primero, para demostrar que las situaciones injustas de partida no deben ser freno ni razón para no luchar por lo que queremos. Segundo, porque las injusticias personales suelen tener un origen social y por lo tanto hay que denunciarlas. Y tercero, porque hay que poner en valor el esfuerzo y generosidad de mucha gente que con su esfuerzo trata de asegurar la igualdad de oportunidades.

Esto es determinación contra la injusticia, no victimismo. La única víctima que va a haber al final de estas primarias es el propio sistema. Pase lo que pase habré demostrado que se puede estar a la altura. Y luego vendrán más que seguirán demostrándolo y, poco a poco, haremos esa injusticia más pequeña, hasta que desaparezca como otras tantas injusticias que ya no sufrimos gracias a la labor de las que estuvieron antes que nosotras.

Y un día, dejará de haber entrevistas en directo a las 9.00 de la mañana porque a esa hora la gente está llevando a sus criaturas al colegio.

_________________________________________

Artículo publicado originalmente en Eldiario.es 18/06/2015

El éxito de la inteligencia colectiva

En la última Asamblea Federal, una de las cosas que pedí en mi discurso como recién elegida coportavoz fueron “trabajo, fuerza e inteligencia colectiva”. Creo que lo logrado ayer es precisamente el resultado de la combinación de esas tres cosas. La apuesta que se hizo desde la Mesa Federal en Septiembre de 2014 por las confluencias apenas llenaba una página. Con tres simples criterios y total libertad y autonomía, el trabajo de los diferentes EQUO territoriales ha logrado:

  • más de 90 concejalías y 3 representantes en parlamentos autonómicos
  • una repercusión mediática mucho mayor que hasta ahora
  • convertir a EQUO en actor político de referencia
  • reconocimiento y prestigio por parte de los colectivos y ciudadanía implicadas en las confluencias
  • incluir en los programas electorales la dimensión ecológica y feminista de las políticas, además de cuestiones claves para la transformación como el urbanismo sostenible, la energía, la soberanía alimentaria local, la economía local, los cuidados, la democracia participativa, etc.
  • empoderar a una parte importante de la afiliación cuyo paso por los procesos de confluencia ha resultado un aprendizaje político de primer orden y pasa a ser parte del ya excelente capital humano con el que contamos.

Estos logros compartidos son una consecuencia de la cohesión ideológica que existe en EQUO. Y hablo de ideología tanto desde el punto de vista de propuestas (ecología política) como de forma de entender la política en cuanto a formas y procedimientos.

Visto lo visto, esta coherencia inter-territorial es cuando menos sorprendente en un partido federal, horizontal y mostrada dentro de unas dinámicas complejas e independientes unas de otras. Los procesos se han llevado a cabo sin liderazgos centralizados (ni personales ni orgánicos) no ha habido directrices, ni consultas, ni autorizaciones. No deja de ser paradójico, como el trabajar en espacios abiertos, compartidos y diversos, lejos de diluirnos o debilitarnos ha reforazado nuestra identidad política.

Y sin embargo, la identidad de EQUO, la identidad verde, ha resultado ser tan inclusiva que ha permitido el entendimiento, la simpatía y el acercamiento de muchas personas que sin ser ecologistas o ni siquiera tener conciencia de los límites del Planeta han mostrado interés por colaborar, trabajar, aprender y hacer suyas nuestras propuestas de transformación. Y esto va a hacer crecer las asambleas locales.

Quiero destacar también de manera especial el papel destacado que las mujeres de EQUO han jugado en los procesos de confluencia: han liderado procesos, negociado, creado programas, participado en asambleas, redactado documentos, han sido candidatas y ahora muchas van a ser concejalas (y una diputada autonómica). Esto debe ser el principio de una mayor participación de las mujeres de EQUO tanto en el trabajo interno como externo. Y desde luego, tiene que traducirse en un mayor peso político de las mujeres en los órganos de gestión y organización del partido. En EQUO llevamos tiempo reinvindicando el papel transformador de las mujeres en política, y ahora más que nunca, que el mensaje está claro en los análisis políticos debemos seguir abanderando este discurso.

Sin duda EQUO ha salido reforzado de este proceso electoral: representación institucional, reconocimiento político y social, reafirmación del proyecto en términos ideológicos, mayor experiencia y capacidad política de las personas y empoderamiento de las mujeres. Todos estos logros nos ponen en situación inmejorable de cara a los retos políticos que nos enfrentamos: cambiar las políticas municipales, activar políticamente a la ciudadanía y trabajar por la confluencia para las elecciones generales.

Mi apuesta está clara: trabajo, fuerza e inteligencia colectiva.