Mi / Nuestro modelo de Europa

DEMOCRÁTICA, VERDE Y PARA LAS PERSONAS. Esa fue la escueta descripción de la Europa que quiero, que respondí por twitter a alguien que se interesó por conocer el modelo que defendía como candidata a las Primarias de Equo:

  • DEMOCRÁTICA, porque el Parlamento, y con él la voz de la ciudadanía tiene que ganar presencia e influencia en las tomas de decisiones del futuro de Europa,
  • VERDE porque no concibo un modelo de sociedad (local, nacional o europeo) que no cambie el modelo enérgetico, que tenga unos patrones de producción y consumo inasumibles por el Planeta y no respete en medio ambiente en el sentido más amplio;
  • PARA LAS PERSONAS, porque estamos y somos la base de todo, porque nada de lo que las instituciones o la clase política decida tiene sentido si no está pensado para mejorar la calidad de vida de las personas y tenga por objetivo la igualdad y la garantía de los derechos humanos. (Y aquí abro un parentésis para mencionar explicítamente a las mujeres, sus derechos y las circunstancias que siguen condenando a muchas mujeres a ser ciudadanas de segunda, tercera o simplemente sin categoría).

Por supuesto que estas tres ideas engloban y admiten cientos de matices, de temas, de prioridades, de visiones, de estrategias, de modos de hacer, de proponer, distintas herramientas, instrumentos, mínimos, máximos… Pero son EQUO. Es la visión que todas las personas que conformamos este proyecto, desde dentro y desde fuera, compartimos y hemos hecho nuestro. Entre la línea de mínimos y máximos a los que aspiramos, y que nos caracterizan como partido plural, hay una gran zona en la que EQUO se va a sentir cómodo, en la que vamos a lograr un consenso en las prioridades, los medios y las formas. Y esa zona es el programa electoral.

Yo defenderé mis particulares puntos de vista durante la construcción del programa electoral. Intentaré que mis prioridades, mi modo de ver Europa se reflejen en el programa y sean parte de lo que EQUO defienda en Europa. Y lo haré como una participante más, buscando el consenso y aportando en lo que pueda. Pero a partir de ahí, mi modelo de Europa será el nuestro, el de EQUO.

Si gracias a dos procesos democráticos, las primarias y las elecciones europeas, llegase a ser eurodiputada, mi responsabilidad sería defender nuestro programa electoral, y todo lo lo que se decida desde EQUO en cada momento a través de los canales que diseñemos para ello. Allí, en Bruselas, la visión de Rosa Martínez no cuenta, lo que importa es que sería la voz de militantes, simpatizantes y votantes a partes iguales; y a su mandato me debería. Es la única fórmula para hacer efectiva la premisa “una persona, un voto”. Porque mi voto no vale más que el de aquellas que no concurren como candidatas en las primarias.

Y si me lo preguntáis: sí, votaría a un candidato o candidata con el que no tuviera 100% afinidad en como construir Europa, si estoy segura de que trasmitirá y votará lo que las personas que formamos EQUO acordemos.

   

Sobre la autora Ver todas las entradas

Rosa Martínez

Coportavoz de EQUO

4 ComentariosDeja un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: